Integrar estos consejos en nuestro protocolo puede ayudar a reducir el riesgo de contaminación.

Como su nombre lo indica, las salas blancas deben estar en perfectas condiciones de higiene. Su único propósito es permanecer limpias, facilitando un entorno de trabajo estable. Estos espacios contienen equipos y procesos sensibles, por lo que mantener las partículas a raya es imprescindible para el flujo el correcto funcionamiento de las salas blancas, el trabajo diario y la productividad.

El flujo de personal y las propias personas son el foco más crítico por la cual una sala blanca se contamina. 

A continuación, analizaremos algunas medidas sencillas que se pueden adoptar para reducir el riesgo de que su entorno controlado se contamine. 

Cómo reducir el riesgo de que su sala limpia se contamine 


1. Mantener siempre una buena higiene.

Se calcula que entre el 75 y el 80% de las partículas que se encuentran durante las inspecciones de las salas blancas son producidos por el personal de las mismas. Los contaminantes pueden incluir cosas tan insignificantes como la piel, el pelo y los productos cosméticos. Incluso el perfume y la colonia son conocidos por causar contaminación. Por ello, es importante que los empleados practiquen una buena higiene y que los gestores de los entornos controlados establezcan y apliquen recomendaciones de higiene uniformes.

partículas contaminantes

 2. Usar correctamente el equipo de protección requerido

No sólo es necesario que los empleados lleven el equipo de protección adecuado, sino que también es vital asegurarse de que lo llevan puesto correctamente. Dado que los contaminantes potenciales son susceptibles a la atracción de la gravedad, es necesario colocarse el uniforme de arriba abajo cuando se vista para asegurar entrar en un entorno controlado. Esto evitará que caigan en las zonas limpias de la prenda. La forma de ponerse el equipo es tan importante como las propias prendas.

3. Los materiales a utilizar deben permanecer siempre en la misma sala

Para quienes no estén familiarizados con los requisitos y protocolos de las salas blancas, puede parecer bastante inofensivo sacar algo como un bolígrafo fuera de la sala limpia y volver a introducirlo. Sin embargo, cuando se hace esto, se puede introducir inadvertidamente una serie de agentes no deseados, lo que pondrá en grave peligro la integridad del entorno controlado. Por estas razones, es mejor designar todos los suministros, herramientas e instrumentos de la sala limpia como exclusivos de la sala limpia. No deben sacarse nunca, y además deben cumplir con todas sus normas. 

4. Entrar y salir con precaución

En el caso de los entornos controlados, el punto de entrada y salida es, naturalmente, un área crucial que debe supervisarse con diligencia. Después de que el personal entre, hay que asegurarse de que las puertas están bien cerradas; para ello es muy recomendable implantar sistemas de semaforización y enclavamientos de puertas para evitar la apertura simultánea de las mismas. Esta misma lógica se debe aplicar a la zona que conduce al vestuario, además de tener en consideración el tipo de puerta que requiere la sala.

5. Limitar el habla

No es fundamental que los entornos controlados se adhieran a una política de no hablar, limitar las conversaciones puede aumentar la productividad y reducir considerablemente el riesgo de propagación de contaminantes. Por ejemplo, las investigaciones demuestran que hablando 100 palabras menos se puede evitar la creación de 250 partículas adicionales de saliva.

Una amenaza más importante para la limpieza de las salas limpias son las toses y los estornudos, que pueden producir entre 5.000 y 1.000.000 de partículas de saliva. Por eso es fundamental llevar siempre las mascarillas adecuadas y ser consciente de la cantidad de partículas no deseadas que puede producir la boca.

Integrar estos consejos en el protocolo de sala limpia puede ayudar a reducir el riesgo de contaminación

Tags: , , , , , ,

¿Te ha resultado interesante este artículo?
y suscríbete a nuestro newsletter:

He leído y acepto la política de privacidad.


Escribe tu opinión