Ingenieria farmaceutica, Salas blancas 0 comentarios 2 - 07 - 15

1. Introducción

 

Una vez revisado las opciones de paredes en una sala blanca en un anterior blog, voy a tratar otro apartado importante de los cerramientos de una sala limpia, como son los falsos techos.

Si nos atenemos a lo que indican las normas, los falsos techos tienen que cumplir los mismos requisitos que las paredes verticales, en cuanto a la clase de limpieza, efectos de abrasión, métodos de limpieza y desinfección,… e igualmente tienen que estar diseñados para permitir una limpieza y mantenimiento eficaces

2. Clasificación

 

En los falsos techos podemos hacer dos grandes distinciones.

  • Por su acabado, pueden ser:
    • continuos, sin perfilería vista
    • modulares, con la perfilería de soportación vista.
  • Por su transitabilidad, pueden ser:
    • visitables
    • no visitables.

Dentro de estas dos categorías e incluso como combinación de ambas, existen diversos modelos de techo. Vamos a intentar hacer un listado de los mismos, describiendo sus principales características y sus ventajas e inconvenientes.

¿Necesitas información sobre instalación Salas Blancas en el sector farmacéutico?

Llámanos sin compromiso +34 91 659 21 20 / +34 93 377 67 11 o escríbenos

3. Techos continuos

La principal característica de este tipo de techos es la ausencia de perfilería vista de soportación. El falso techo queda como una continuidad, sin posibilidad de desmontar parte del mismo para acceder a la zona técnica. El acceso a la misma se tendrá que realizar o bien mediante el desmontaje de algún elemento de difusión o iluminación, o bien mediante la instalación de registros en el mismo o a través del forjado.

Otra característica de este falso techo es la posibilidad de su montaje de una manera independiente de los cerramientos verticales, pudiéndose montar antes que las divisiones de las salas.

Por último, el falso techo puede permitir, dependiendo de la estructura de montaje, su transitabilidad para realizar mantenimientos sin interferir en el funcionamiento de la sala.

Como principal desventaja podemos citar que el acceso al falso techo tiene que hacerse desde puntos dispuestos a tal efecto, siendo necesario la instalación de varios de esos puntos, por la dificultad de paso entre el forjado y el falso techo por las instalaciones existentes (conductos, tuberías,…).

4. Panel metálico

Es probablemente el acabado más utilizado en la construcción de las salas limpias. Normalmente es realizado con panel sándwich metálico, con distintos espesores y materiales de aislamiento. El acabado exterior consiste en una chapa de acero prelacado, de un espesor mínimo de 0,5 mm, aunque lo recomendable es la utilización de un espesor de chapa de 0,6 mm.

Panel metálico
Panel metálico

En cuanto al aislamiento utilizado, los más comunes son el PUR (poliuretano expandido), el PIR (espuma rígida poliisocianurato), Lana de roca, EPS (poliestireno expandido) o XPS (Poliestireno extruido)

Referente a los  espesores, para instalar falsos techos transitables, es recomendable el irse a espesores superiores a los 60 mm. Para falsos techos no transitables, podemos trabajar en espesores de 30 a 50 mm.

Para darle una continuidad al falso techo, la junta entre paneles se sella mediante aplicación de siliconas neutras.

Este tipo de falso techo es válido para cualquier clasificación de sala limpia, pudiéndose utilizar tanto en salas de poca exigencia medioambiental (salas ISO9 o ISO8) como en salas de máxima exigencia (ISO7 o ISO5).

En cuanto a su clasificación al fuego, este tipo de falso techos pueden fabricarse desde una clasificación A2s1d0, con la utilización de lana de roca como aislamiento, a clasificaciones inferiores como un Bs1d0 con el uso de poliestireno (extruido o expandido) o Bs2d0 con poliuretano.

5. Panel fenólico.

La utilización de paneles continuos con acabado en laminado fenólico no suele ser recomendado, por su mal comportamiento al trabajar de manera horizontal.

De todos modos, en algunas ocasiones es necesario su utilización, por las condiciones que puedan darse dentro de la sala (agentes químicos que afecten a la chapa de acero, por ejemplo). En esos casos los vanos no deben ser muy grandes y en ningún caso se podrá transitar por encima suyo.

6. Placa de pladur

Este tipo de acabado permite la instalación de un falso techo con ausencia de juntas. Para que sea válido para la construcción de una sala limpia, debe estar acabado con alguna pintura que no desprenda partículas o debe ser recubierto con material plástico (tipo PVC continuo, vinilo,…)

El techo continuo de pladur, garantiza la hermeticidad del mismo, con ausencia total de juntas.

Desventajas: necesita un mantenimiento continuo, para evitar la aparición de grietas o fisuras. No permite el acceso a la zona técnica, al no ser pisable. Otra desventaja es que no es “obra seca”. Su montaje es bastante sucio y cualquier reforma en el mismo provoca incomodidades en el desarrollo de la producción.

7. Propio forjado

En alguna ocasión, el falso techo de la sala limpia puede realizarse mediante la construcción de un forjado técnico, estando todas las instalaciones por encima del mismo y haciéndose los pasos necesarios en el mismo, para la instalación de elementos de difusión e iluminación. El acabado superficial sería mediante aplicación de pinturas no porosas y que nos desprendan partículas, del tipo epoxi, por ejemplo.

La ventaja de esta solución es que todo el mantenimiento de la sala se puede realizar desde la planta técnica, sin afectar al funcionamiento de la sala. Como principal desventaja, a parte de los costes de construcción, es la dificultad de realización de cualquier reforma en el mismo.

Falso techo. Forjado
Falso techo. Forjado

Además, es necesario su mantenimiento continuo, para evitar la aparición de grietas y fisuras en la pintura.

8. Techos modulares

Estos falsos techos se construyen mediante la instalación de una retícula de perfilería y su cierre con placas de distintos tipos, acabados y modulaciones.

Su principal característica es que permite registrar el falso techo desde cualquier punto de la sala limpia.

Son techos muy útiles para zonas con poca altura de forjado, porque permite el mantenimiento de la sala y el acceso a todos los elementos que existen en el falso techo (válvulas, compuertas,…).

Todas las juntas entre el perfil y la placa deben se sellados con algún tipo de silicona neutra o fungicida.

Los perfiles más habituales son de chapa de acero lacado o de aluminio. Las modulaciones suelen ser de 600 x 600 mm, 1.200 x 600 mm y de 1.200 x 1.200 mm, aunque por necesidades puntuales de alguna zona, pueden adaptarse a cualquier medida.

Dependiendo de la perfilería y la placa utilizada, pueden ser visitables o no visitables (transitable o no transitable).

9. Modular con panel metálico

Este falso techo se realiza con panel sándwich metálico, con acabado en chapa de acero lacado de 0,6 mm e interior de aislamiento rígido (poliestireno expandido (EPS) o extruido (XPS), poliuretano, lana de roca, poliisocianato (PIR),…) y una retícula de aluminio lacado.

Dependiendo de la densidad del aislamiento y el espesor del panel, este tipo de techo puede ser transitable. Normalmente se utilizan espesores de panel iguales o superiores a 50 mm para hacerlos transitables.

Falso techo . Forjado propio
Falso techo . Forjado propio

La modulación más habitual es de 1.200 x 1.200 mm, permitiendo este tipo de techo adaptarse a otras modulaciones, según necesidades de la sala o de las instalaciones.

Todos los elementos de techo (luminarias, difusores, filtros,…) quedan integrados, pudiéndose colocar en el centro de las placa o apoyándose en el perfil de aluminio.

En cuanto a la reacción al fuego, dependerá del panel instalado, consiguiéndose clasificaciones de As2d0 en el caso del panel metálico con lana de roca a Bs1d0 con poliestireno.

Este tipo de techo es válido para clasificaciones por niveles de partículas de sala iguales o superiores a clase B, o ISO5.

Todas las juntas entre panel y perfil van selladas con silicona especial.

10. Modular con placa de fibra mineral

Para zonas con menos exigencias de clasificación se puede utilizar un falso techo modular realizado con perfilería de chapa de acero lacada y placa de fibra mineral y acabado vinílico.

La modulación de este techo es de 1.200 x 600 mm y 600 x 600 mm. La perfilería utilizada es la estándar de techos tipos Armstrong, normalmente de ancho 24 mm.

10.Modular con placa de fibra mineral
Modular con placa de fibra mineral

Las placas utilizadas son diversas, siendo las más usadas de lana de roca de baja densidad o fibra mineral prensada y acabado superficial en vinilo. También es muy usual la placa de pladur también con acabado superficial en vinilo.

Este tipo de falso techo es usado en salas con pocos requerimientos, normalmente para salas con clasificación ISO8 o superior.

La junta de la placa y la perfilería se sella con silicona apta para su uso en la sala limpia.

Este tipo de techo no puede ser transitable. La clasificación al fuego dependerá de la placa utilizada.

Uno de los problemas de este tipo de falso techo es el posible deterioro de la placa, por su manipulación incorrecta. Aunque la gran ligereza de la placa, facilita dicha manipulación y permite la conservación de la misma.

11. Modular con placa de melamina

Con este tipo de placas se pueden realizar falso techo con perfilería de chapa lacada, en modulación de 600 x 600 mm, y con perfilería de aluminio, en módulos de 1.200 x 1.200 mm.

La placa está formada por dos láminas de 0,8 mm de melamina y el interior está formado por aglomerado. El aglomerado de madera es inerte, no permitiendo el desarrollo de colonias microbiológicas en él.

Dependiendo del espesor de la placa, pueden conseguirse techos transitables.

El principal problema de este falso techo es que el aglomerado es un material no hidrófugo, por lo que en caso de algún derrame accidental de líquido, puede deteriorar la placa.

Igual que todos estos tipos de techo, la junta de la placa y el perfil se sella con siliconas especiales.

Este tipo de techo era más utilizado hace unos años. Aunque se sigue utilizando en algunos casos, en la actualidad es más común el uso de techos metálicos.

Lo habitual es su uso en salas de clase ISO8 o superior, aunque en alguna ocasión se instalan en salas de clase ISO7 o grado C.

12. Modular con placa de laminado fenólico

En la actualidad se están desarrollando soluciones de falsos techos realizados con placa formado por plancha de laminado fenólico de 0,8 mm y aislamiento en poliestireno o lana de roca. Este falso techo confiere un buen acabado superficial, a la vez que, dado que se usan espesores pequeños (15-20 mm), la placa tiene muy poco peso, lo que facilita el montaje y posteriores trabajos de mantenimiento.

Modular con placa de laminado fenólico
Modular con placa de laminado fenólico

La perfilería usada es de chapa de acero lacada de 24 mm, y la modulación más habitual es de 1.200 x 600 mm, aunque también puede usarse en módulos de 600 x 600 mm.

Estos techos no son transitables. Pueden usarse en salas con clasificación ISO8 (o clase D) o superior.

 

Francisco Martínez

fmartinez@ingelyt.com

Tags:

¿Te ha resultado interesante este artículo?
y suscríbete a nuestro newsletter:

He leído y acepto la política de privacidad.


Escribe tu opinión