Se trata de un novedoso concepto de instalación clasificada, diseñada como una sala limpia convencional y construida en base a unidades modulares combinables entre sí para dar lugar a instalaciones más o menos complejas, según los requerimientos del cliente, completamente funcionales, y lo que es su característica fundamental fácilmente transportables y manipulables.

Soluciones modulares en Salas Blancas

Las soluciones modulares en Salas Blancas son instalaciones totalmente autosuficientes y autónomas, albergadas en contenedores ISO ensamblables entre sí tanto en planta como en altura, con acabados y características interiores de acuerdo a los estándares de una sala limpia al uso:

  • Cerramientos clean room especialmente optimizados para un espacio reducido con especial atención a las uniones entre módulos.
  • Tratamiento de aire, fluidos críticos y resto de servicios de sala limpia, que pueden albergarse en módulos técnicos independientes en función de las necesidades de la instalación.

Se trata de una solución muy adecuada para casos como:

  • Instalaciones susceptibles de cambiar de ubicación por estrategia comercial, fiscal, regulatoria…
  • Instalaciones en localizaciones remotas con escasez de medios técnicos “in situ”.
  • Instalaciones que por su uso deben ubicarse separadas de otros edificios.
  • Ampliación de instalaciones en las que se ha alcanzado el volumen de edificabilidad permitido por las regulaciones locales.
  • Optimización de plazos y costes al limitar los trabajos de obra civil.

Las soluciones modulares en Salas Blancas son aplicables en campos muy variados y similares a los que requieren instalaciones de construcción convencional como el sector farmacéutico y biofarmacéutico, biotecnológico, veterinario para áreas de producción, desarrollo de vacunas, laboratorios de investigación…. También para el sector hospitalario para quirófanos de campaña, áreas de parenterales, citostáticos, terapia celular…

Pero son especialmente útiles para áreas en las que la prevención de los riesgos derivados de la manipulación y exposición a agentes biológicos o productos farmacéuticos de alta actividad, obliga a diseñar y construir zonas adecuadas para la manipulación de los mismos que aseguren un aislamiento de la instalación y la protección del medio exterior: zonas de contención y laboratorios de bioseguridad, animalarios, salas de aislamiento para infecciosos, terapia génica, toxicología para el sector hospitalario etc.
En definitiva, este tipo de instalaciones constituyen una solución muy adecuada porque aportan máxima funcionalidad y rendimiento con una mínima inversión y espacio.