Utilizados generalmente en recintos con poca altura en el falso techo como para permitir su visitabilidad, lo que obliga a realizar el acceso a las instalaciones desde la propia sala.
Pueden ser:

Modulares: Techos con perfilería vista para permitir ser registrados desde el interior de la sala.

Continuos: Techos con perfilería oculta, utilizados cuando se pretende minimizar el numero de juntas y evitar la perfilería vista. Son techos de difícil acceso en general, de no existir una estructura auxiliar de paso, o registros específicos.

En función del tipo de techo escogido y de las necesidades de la instalación, los acabados y espesores utilizados son variables, aunque normalmente los paneles utilizados para este tipo de techos son de tipo sándwich con acabado en chapa lacada lisa e interior de soporte rígido estable de alta densidad (poliestireno, poliuretano o lana de roca).